Nulidad Matrimonial

Si se trata de una Nulidad Matrimonial eclesiástica se tramita ante la autoridad eclesiástica y tiene sus propias normas específicas. La legislación y las causas de nulidad son completamente diferentes a las previstas para la separación y el divorcio civil, por lo que es necesario un alto grado de especialización y conocimiento de esta materia para poder llevar a cabo este tipo de procesos. Te resumimos ahora lo que es, cómo se tramita, el tiempo de tramitación,  motivos de la nulidad, diferencias con la disolución y los efectos civiles dela nulidad matrimonial. No substituye la consulta presencial con un abogado canonista (experto en derecho matrimonial canónico), el cual podrá determinar si su caso está entre los supuestos que la Iglesia considera como nulidad matrimonial.

1.- La Iglesia, no anula matrimonios, sólo declara la nulidad de los que, ante la misma, nunca existieron. Si hubo matrimonio, ese matrimonio existe hasta que la muerte los separe.

2.- La Iglesia sabe que cuando una persona contrae matrimonio, lo hace confiando en que junto con su cónyuge se comprometen ante Dios a una unión de vida y amor, con una entrega mutua y deseo de felicidad entre ambos.

3.- La Iglesia sabe, no obstante, que no siempre las cosas resultan como se esperaban, y ello da lugar, en no pocas ocasiones, a dolorosos fracasos, y frustrantes realidades humanas.

4.- Dicho lo anterior, hemos de considerar una doble situación:

4.1) Si lo que produjo la ruptura matrimonial, no tiene un antecedente previo a la celebración de la boda, ese matrimonio subsiste y por tanto, se trata de un fracaso matrimonial sin otra incidencia que no sea la de la misma ruptura de la convivencia y propiamente el lamentable e indeseado deterioro del mismo.

4.2) Si lo que produjo la ruptura matrimonial tiene antecedentes previos a la celebración de la boda, hay que distinguir:

a) Si esos antecedentes hacían posible la celebración del matrimonio, aunque se preveían futuras dificultades, ese matrimonio subsiste hasta que la muerte los separe y se asimila al caso anterior.

b) En cambio, si esos antecedentes hacían imposible la celebración de la boda, aunque hubiere sido una ceremonia nupcial aparentemente válida, ese matrimonio no existe porque había antecedentes que lo hacían imposible.

Los supuestos de imposibilidad del matrimonio, y por ende de nulidad, son numerosos (Vid apartado 12). Por tanto, aún cuando a Vd. Le parezca que no estaría incurso en supuesto de nulidad, no deje de consultar si tiene duda, dado que la casuística es grande y sutil en la determinación de las situaciones.

Pedir cita con un abogado. (50€ 1hora)

7 + 15 =

Merno Fernández Abogados

Calle Fray Antonio Alcalde, 4, 47003 Valladolid, España

Nulidad Matrimonial

5.- Hemos de indicar, que el matrimonio es producto del consentimiento libremente emitido por los contrayentes.

El consentimiento es el acto humano, consciente, voluntario y libre, por medio del cual los contrayentes se entregan el uno al otro para toda la vida.

6.- Si Vd. Cree que su matrimonio fracasa por una causa que lo hace imposible, la Iglesia está dispuesta a otorgarle su ayuda para aclarar la situación. En definitiva, la Iglesia es la que ha de juzgar si existió o no matrimonio. Esta potestad la ejerce independientemente de la voluntad de las partes, sin atenerse al parecer de los cónyuges, estén de acuerdo o no.

Lo que interesa es descubrir la verdad sobre si hubo o no hubo matrimonio.

7.- Para dicha labor, la Iglesia necesita toda la ayuda que Vd. pueda facilitarle (todo lo que sabe, la relación y declaración de testigos fidedignos, documentos, pericias médicas y psicológicas, etc.).

8.- Se requieren personas que se han especializado en esta disciplina del Derecho (Abogados especialistas en Derecho Matrimonial Canónico. En España el Tribunal de la Nunciatura Apostólica establece una Diplomatura de “Estudio Rotal” de tres años de duración tanto para Abogados como para Psicólogos, que habilita especialmente para este tipo de actuaciones ante los Tribunales Eclesiásticos) a los que Vd. debe acudir para que le orienten y asistan en su problema.

9.- Una vez analizado su problema, y estudiado convenientemente por un especialista (Abogado Rotal) habrá de plantear su caso ante el Tribunal Diocesano correspondiente, iniciándose así un proceso que tiene como único fin la búsqueda de la verdad

10.- Todo el procedimiento requiere un largo y laborioso trabajo, por lo cual – a título de guía- habrá de considerar que el tiempo de duración de todo el proceso es de aproximadamente un año. Si bien, ello es relativo, ya que también depende en gran parte de los litigantes, de los testigos, de las pruebas periciales a practicar, etc.

11.- Las costas procesales son de variable cuantía, los Tribunales Eclesiásticos suelen establecer unas tasas de justicia, si bien en todo caso se ajustarán a los ingresos de los litigantes, especialmente si no pudieran, pudiendo solicitar reducción de la tasa o el privilegio de beneficio de pobreza, según cada situación.

12.- Motivos de nulidad matrimonial – Antes de nada ha de aclararse que, si se trata de un matrimonio canónico, sólo la Iglesia tiene poder para dictar una resolución sobre disolución o nulidad de ese matrimonio (Ses. XIV, c. 12 Conc Trento), puesto que el Estado no tiene competencia para disolver este tipo de matrimonios canónicos. El divorcio únicamente regula circunstancias de tipo civil en relación con el matrimonio. Los cónyuges no pueden acceder a nuevo matrimonio canónico con el divorcio, siendo únicamente posible contraer matrimonio civil, que no es reconocido por la Iglesia como verdadero matrimonio para los bautizados. En estos casos sólo cabe, para contraer con otra persona ante la Iglesia, pedir la declaración de nulidad del primer matrimonio canónico, si hay causa.